En busca del pasado



Johann Melchor Toledo


Hace ya muchos años, cuando visitaba el templo mercedario de La Antigua Guatemala, quise saber cuál era su origen. Solo averigüé que era de la época colonial. Comencé a buscar libros y solo encontré datos dispersos y sin conexión aparente. Así es que decidí estudiar la carrera de historia y así encontrar los datos que pudieran realizar la historia de la iglesia de la Merced y de los demás templos antigüeños.


Muchos pasaron y me di cuenta que partes la historia de Guatemala aún no estaban escritas. Los hechos están distribuidos en documentos antiguos, manuscritos que necesitan ser interpretados e hilados finamente para darse a conocer. Ahora después de este tiempo, puedo presentarles mis investigaciones y descubrimientos de Guatemala y novedades históricas de otros colegas. 










Acerca del Autor:
Johann Melchor Toledo, Catedrático, músico e historiador. Es doctor en Historia del Arte por la Universidad Nacional Autónoma de México y licenciado en Historia por la Universidad del Valle de Guatemala. Ha publicado varias colaboraciones  en diversos libros como:  Contemplaciones. Historia, Arte y Cultura de la Semana Santa guatemalteca, Centroamérica patrimonio vivo y el Tejido polícromo.




San Antonio Aguas Calientes



Muy cerca de La Antigua Guatemala y de los volcanes, existe un pequeño pueblo pintoresco. El pueblo está dedicado a San Antonio de Padua, el santo de los enamorados, al que se le reza para conseguir pareja. Está ubicado en un pequeño valle entre unos cerros, que lo protegen de la fuerza volcánica. Desde el camino que viene de Ciudad Vieja se puede observar el bello templo, del que se destaca la cúpula.



La reducción del pueblo fue hecha entre 1543 y 1548, su población era de indígenas kaqchikeles. La evangelización estuvo a cargo de los frailes franciscanos y la administración religiosa dependía de la parroquia de San Miguel Dueñas. Con muchos esfuerzos se fue construyendo una iglesia, que estaba terminada a principios del siglo XVII. La dureza de los terremotos ha provocado que sea reconstruida varias veces.



Durante la Época Colonial funcionaron las cofradías de San Antonio, la Concepción, El Rosario y San Miguel. Cada una sacaba sus procesiones y pagaban sus actividades religiosas en su festividad. En 1816, el altar mayor estaba presidido por las esculturas del patrón del pueblo y la de Jesús Nazareno. Actualmente, se llevan a cabo las procesiones de Semana Santa (patrimonio cultural de la nación) y por supuesto la de San Antonio, patrón del pueblo.



San Antonio Aguas Calientes es tierra de textiles, donde se realizan muy hermosos trajes para las señoras de la comunidad y también para los turistas. Un pequeño mercado al lado del templo, ofrece los visitantes variedad de trabajos de las tejedoras del pueblo y de los poblados vecinos. Están cordialmente invitados a visitar este pintoresco pueblo guatemalteco.



Para más información se puede consultar el libro Centroamérica Patrimonio vivo en el artículo “Historia del patrimonio sobreviviente. La parroquia de San Miguel Dueñas” disponible en https://rio.upo.es/xmlui/handle/10433/5040

Comidas guatemaltecas

Johann Melchor Toledo

En el patrimonio cultural intangible se cuentan las comidas, que se han desarrollado en los diferentes países y regiones, que le dan a cada lugar su identidad. Es un platillo que los hace ser ellos mismos, los hace diferentes y sobre todo es muy sabroso.

En Guatemala, tenemos varios platillos que caracterizan la cocina guatemalteca. Dentro de estas comidas deliciosas destacan: el pepián, el jocón, el frijol blanco con espinazo, el pollo en crema, el chicharrón con yuca, el atol de elote y el blanco, los buñelos. Todas ellas son comidas muy tradicionales guatemaltecas.

Algunas comidas le dan nombre a los antigüeños: pansa verde. ¿Por qué se les llama así?, porque su estómago está siempre lleno de alimentos verdes. Este nombre viene del final del siglo XVIII, a los pocos años del traslado de la ciudad al valle de la Ermita, cuando no había abasto de carne en la ciudad. Los antigüeños comieron verduras y caldos verdes, como por ejemplo los caldos macuy y berro, sopas de chipilín, de puntas de güisquil y de verdolaga, la ensalada de berro, todo combinado con el delicioso aguacate. Por eso hasta la mascota del equipo de fútbol es un aguacate. Por eso los antigüeños tienen la “pansa verde”. Un agradecimiento a las abuelitas Jovita, Ana María y María Dolores por sus deliciosos caldos y ensaladas.

En el caso específico del municipio de San Raymundo el platillo característico es el pinol, que se prepara en ocasiones especiales como en la fiesta patronal, los cumpleaños y cuando llegan visitas importantes. El día de la fiesta patronal la cofradía prepara grandes cantidades de pinol, para darle a todos los visitantes, cofrades y músicos que acompañan la procesión. El pinol de la cofradía es el mas rico de San Raymundo, que preparan los miembros de la cofradía, encabezados por el cofrade mayor Edwin García Fernández. Otro pinol delicioso es el que prepara doña Jenny Ortiz. Los ingredientes principales son maíz molido, tomate, gallina o costilla de res. Si tiene ambas se le llama pinol de dos carnes.

En Salcajá las familias más antiguas de la villa, preparan un platillo peculiar y con características especiales, se llama estofado de muerto, de rabo de res. Según cuenta Jhonatan Rodas se prepara solo cuando tienen un difunto, velado en su hogar. Es la comida que le dan a las personas que llegan a dar sus condolencias a la familia. Se sirve el día del entierro a las 12 en punto. Luego todos los presentes van a la misa de 3 pm y luego al sepelio.Todos estos platillos pueden ser declarados patrimonio cultural intangible de la nación. Deben dirigirse las peticiones al Ministro de Cultura y Deportes con un texto que explique las razones que demuestran que el platillo es de Guatemala y da identidad a una población o a todo el país. Tiene más peso el texto, si tiene un estudio histórico y antropológico del platillo. El ministerio hace el dictamen en el que deciden si se puede o no, hacer la declaratoria de patrimonio cultural intangible.

Templo de San Raymundo

Fotografía de Wicho Berduo Rivas

Fiambre, platillo costumbrista tradicional.  Fam.Melchor


“Las Huellas del pasado”

La historia en el Tiempo

Por Johann Melchor

¡Está templando!

Los terremotos en Guatemala.

Johann Melchor Toledo


Algunos hemos escuchado la exclamación ¡está temblando! Cuando comienza a moverse el lugar donde estamos y las personas se ponen nerviosas. Seguramente las personas que más se preocupan son las que vivieron el terremoto del 4 de febrero de 1976, aquella madrugada tan sufrida para los guatemaltecos. Fatídicas horas que se llevaron a familiares y parte de nuestra historia que quedó destruida por el sismo.

Guatemala es una zona de muchas fallas geológicas, que han provocado terremotos a lo largo de la historia del país. Se llevan registros desde el siglo XVI hasta nuestros días y los sismos son constantes. En el territorio nacional suceden por lo menos tres terremotos por siglo.

El primer terremoto que han estudiado los historiadores es el de 1717. El día de San Miguel Arcángel, el 29 de septiembre. Se destruyó parcialmente la ciudad de Santiago de Guatemala (hoy La Antigua) y los pueblos cercanos. Estuvo precedida, en el mes de agosto, por una fuerte erupción del volcán de Fuego, por lo que las personas acusaban al coloso enfurecido de sus males. El día del terremoto el miedo se apoderó de los vecinos, que gritaban en la calle y algunos pedían perdón por sus pecados.

La ciudad de Santiago quedó dañada, pero fue reconstruida por el arquitecto Diego de Porres, que fue el artista que nos legó la ciudad que hoy conocemos como La Antigua. Reconstruyó el Real Palacio y levantó de nuevo varios templos de la urbe. Sus hijos siguieron su estilo y lo replicaron en iglesias en Centroamérica y Chiapas. Por ejemplo, las catedrales de León en Nicaragua y de Ciudad Real de Chiapas.

Años más tarde en 1773 otros sismos provocaron el daño de algunos edificios y casas de la ciudad, lo que provocó el traslado al valle de la Ermita. El día 29 de julio la ciudad fue devastada por un terremoto, conocido como Santa Marta. Las grandes iglesias fueron las primeras en derrumbarse, llenando los alrededores de nubes de polvo. Los templos de Santo Domingo y San Francisco se habían venido abajo. En diciembre del mismo año otros sismos terminaron de golpear a la ciudad. En ninguno de estos terremotos hubo conteo de víctimas. No se considera que fuera muy alto, porque por los sismos que precedían al gran terremoto, los vecinos pudieron salir a la calle y eso hizo que fueran pocos los difuntos.

En 1774, una epidemia de tifus exantemático afectó a los barrios pobres de la ciudad. Debido a que a que las personas tuvieron que huir a los cerros. Se quedaron fuera de la ciudad. Durmieron en el suelo. Luego regresaron a vivir a sus casas todos juntos. Los piojos de las ratas picaron a los vecinos y los contagiaron de tifus. Al estar todos juntos y sin bañarse, los piojos picaron a todos los que pudieron. La epidemia se propagó rápidamente. En esa época no sabían cómo se transmitía la enfermedad y menos cómo detenerla. Así es que las personas morían, sin que se les pudiese auxiliar. En los hospitales, los trataban lo mejor que podían y rezaban por ellos. Esta epidemia mató más gente que el terremoto.

Seguramente tendremos que hacer un trabajo más grande para comprender las enfermedades y los terremotos en la historia de Guatemala. Agradezco al doctor Rolando Girón Romero la explicación que dio sobre estas enfermedades.

San Raymundo las Casillas


Un enclave colonial en el corazón de Guatemala


Johann Melchor Toledo




Después de la conquista a mediados del siglo XVI, un grupo de indígenas kaqchikeles fueron reducidos en el pueblo dedicado a San Raymundo. Este poblado fue evangelizado por los frailes dominicos y dependía de la administración parroquial de San Juan Sacatepéquez. Por mucho tiempo perteneció a la Alcaldía Mayor de Sacatepéquez, actualmente pertenece al departamento de Guatemala.


La cofradía del patrón San Raymundo de Peñafort fue una de las primeras instituciones creadas junto con la alcaldía indígena. En el siglo XVIII y XIX, un pequeño pueblo se mestizó, conformando su propia cofradía patronal. En la segunda mitad del siglo XX se logró integrar a las dos cofradías en una sola, siendo dirigida actualmente por el cofrade Erwin García Fernández, quien recibe la ayuda y asesoría de los abuelos del pueblo.


Otras cofradías del pueblo han sido la de las Ánimas Benditas del purgatorio, que fue mencionado en los libros del siglo XVII. De 1736 datan las constituciones o estatutos de la cofradía del Santísimo Sacramento que se ha dedicado a celebrar la fiesta de Corpus Christi.


Las tradiciones del pueblo han girado en torno a la fiesta patronal en el 23 de enero de cada año. La escultura de san Raimundo preside el retablo mayor de la templo. En cada barrio hay imágenes de diversos tamaños y una más en la casa de la cofradía. El día de la fiesta patronal llegan todos los san “Raymununditos”, como cariñosamente les dicen, a la sede de la cofradía para comenzar la procesión, con bailes y cohetes. Se degusta un delicioso plato de pinol, tradicional de esta localidad.


Otra tradición bien arraigada en el pueblo es la Semana Santa, que se conmemora desde el siglo XVI, igual que la fiesta patronal. En el siglo XX cobró mucha fuerza, que se vio apoyada por la declaración que hizo el Ministerio de Cultura en 2008 de patrimonio cultural intangible de la Semana Santa a nivel nacional. Esto ha permitido que las procesiones, bandas y velaciones aumenten y perduren por muchos años.


El templo parroquial ha conservado su fachada, pese a tanto terremoto que ha golpeado el país. En el terremoto de 1976, se dañó considerablemente la estructura, pero aguantó y fue reparado. Desafortunadamente, la campana se desplomó y se dañó irreparablemente. El antiguo convento sobrevivió a los sismos, pero desafortunadamente fue derrumbado para construir un nuevo edificio de dos plantas.



¿Qué es patrimonio cultural?

Johann Melchor Toledo

El patrimonio cultural es un concepto que surgió en siglo XX, pero que hasta unos años atrás se ha difundido ampliamente, gracias a las redes sociales y los medios de comunicación. A veces me preguntan  ¿Qué es y qué incluye.?

El patrimonio es un conjunto de bienes que se adquieren o se heredan. Por ejemplo: casas, muebles, ganado, joyas, automóviles, edificios, terrenos, etc. El término fue creado por los romanos y se referían a los bienes familiares que administraba el padre de la familia.

La cultura es todo lo que hace el ser humano en sociedad, por ejemplo: el lenguaje, la forma de preparar los alimentos, la religión, la moral, las creencias, la forma de vestirse, peinados, maquillajes, música, símbolos, entre otros. Cada época va evolucionando y modificando la cultura conforme van pasando los siglos.

Al unir ambos conceptos en el patrimonio cultural, se puede decir incluye todos aquellos los bienes históricos, saberes, tradiciones, costumbres y obras de arte heredados de nuestros ancestros. Existen dos tipos de patrimonio cultural: tangible e intangible.

El patrimonio cultural tangible incluye los edificios arquitectónicos, esculturas, pinturas y otras artes del color, que forman parte de la historia de un país o región. En Guatemala contamos con varias metrópolis mayas, ciudades, villas y pueblos coloniales que forman parte del patrimonio cultural. También se pueden mencionar obras como el Palacio Nacional de la Cultura, El templo de Minerva de Quetzaltenango, la Avenida de la Reforma, etcétera. La primera declaración que hizo Guatemala para conservar el patrimonio cultural fue hecho por el presidente Jorge Ubico cuando decretó que La Antigua Guatemala es Monumento Nacional en marzo de 1944.

El patrimonio cultural intangible incluye por ejemplo las tradiciones y costumbres, la música, el teatro, la danza y algo muy sabroso, la comida regional. Un ejemplo claro del patrimonio intangible es la Semana Santa guatemalteca, que integra alfombras, procesiones, música y comidas. El refresco de chilacayote y el batido son bebidas de la Semana Santa y son patrimonio cultural intangible. También el fiambre es un platillo guatemalteco que nos da identidad, y también es patrimonio. Otro ejemplo son las danzas de Guatemala que se llevan a cabo en diferentes pueblos, que han sido ampliamente estudiados por Carlos René García Escobar en su libro Atlas danzario, como la danza del venado. Finalmente, otro ejemplo es la música de Germán Alcántara, que compuso a finales del siglo XIX y principios del siglo XX. ¿Han escuchado Mi Bella Guatemala y la Flor del Café? Los invito a que busquen en la red y escuchen estas hermosas obras.

La UNESCO (Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura) ha dado directrices para conservar y preservar el patrimonio cultural. Ha fomentado que los gobiernos de cada país declaren oficialmente sus diferentes patrimonios culturales. A petición de cada país, la UNESCO puede declarar Patrimonio Cultural de la Humanidad los bienes de algunos países, que por sus características sean valorados a nivel global. En la lista de la UNESCO están inscritos Tikal, Quiriguá, La Antigua Guatemala, como patrimonio tangible y el Rabinal Achí como intangible.


*Pie de foto: Fiambre guatemalteco, patrimonio cultural intangible

Templo de Nuestra Señora de los Dolores del Cerro de La Antigua Guatemala, patrimonio cultural tangible